Diferencia entre revisiones de «Táctica de esto no es todo»

De Bulidomics (wiki) - Gestion, marketing, economia y un mundo mas sostenible.
Saltar a: navegación, buscar
Línea 3: Línea 3:
 
== Referencias encontradas en la bibliografía ==
 
== Referencias encontradas en la bibliografía ==
  
* «Básicamente, la táctica consiste en comenzar con la petición de un gran favor para, a continuación, solicitar uno bastante menor. Esta táctica, que resulta enormemente eficaz en el transcurso de una negociación, se fundamenta en las concesiones mutuas: la persona se siente en la obligación de hacer una concesión a alguien que ha cedido previamente. La táctica del “portazo en la cara” también se denomina de “rechazo-retirada”, ya que el procedimiento más común consiste en que, a partir de una petición extrema (por ejemplo, solicitar un incremento saiarial del 30%) y cuando es rechazada (le dan “con la puerta en las narices”), el solicitante puede retirar esa petición cambiándola por otra menor, que es la que realmente esperaba obtener desde el principio. La rebaja de la solicitud se interpreta como una concesión por la otra parte, que se siente también obligada ceder. En el funcionamiento de esta táctica influye, además de la reciprocidad, el contraste perceptivo, ya que se pasa de una situación determinada a otra que parece más favorable: una petición de 100 euros nos parece menor, por contraste, si va precedida de una de 1000 a la que nos hemos negado.<br>Cialdini y sus colaboradores diseñaron el siguiente experimento para probar el fundamento de la táctica. A un grupo de estudiantes les solicitaron una conducta que les parecía que sería difícilmente aceptable para la mayoría: acompañar el domingo al zoológico a un grupo de delincuentes juveniles. El 83% de las personas del grupo al que se hizo esa petición se negó. A otro grupo se le hizo la misma propuesta pero precedída de una petición mucho más costosa: actuar como consejeros de un grupo de delincuentes juveniles dos horas a la semana durante dos años. En este segundo grupo, a la primera petición se negaron todos, pero cuando se les planteó la propuesta de acompañarles al zoológico un domingo, este requerimiento lo aceptaron el triple de personas que en el grupo en el que no se utilizó la táctica (Cialdini et al., 1975)<ref>Cialdini, R. B., Vincent, J. E., Lewis, S. K., Catalan, J., Wheeler, O., y Darby, B. L. (1975). Reciprocal concessions procedure for inducing compliance: the door-in-the-face technique, Journal of Personality and Social Psyschology, 31, 206-215. URL: http://psycnet.apa.org/doi/10.1037/h0076284. Artículo en pdf: [[Archivo:Reciprocal-concessions cialdini-et-al 1975.pdf]]</ref>.<br>A partir de las investigaciones sobre esta táctica, se ha puesto de manifiesto que deben darse las siguientes condiciones para que al utilizarla resulte eficaz:<br>- La primera petición no debe ser desmesurada, ya que sería poco creíble que se considerara que ese es el objetivo real, por lo que rebajarla no parecería una concesión.<br>- Las dos peticiones deben ser semejantes y realizadas por la misma persona, para que no se interprete como un cambio de postura o, si es una negociación en nombre de un grupo, como una diferencia entre los miembros del grupo que está negociando.<br>- Se debe explicar por qué razón se rebaja la petición (Joule y Beauvois, 1987)<ref>Joule, R. V. y Beauvois, J. L. (1987). Petit traité de manipulation à l'usage des honnêtes gens. Grenoble: Presses Universitaires de Grenoble (versión en castellano: Pequeño tratado de manipulación para gente de bien. Madrid: Pirámide, 2008. URL: https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=309134)</ref>.<br>- No debe transcurrir mucho tiempo entre las dos peticiones, ya que la eficacia de la táctica parece que disminuye si transcurre más de un día entre ambas (Burger, Horita, Kinoshita, Roberts y Vera, 1997)<ref>Burger, J. M., Horita, M., Kinoshita, L., Roberts, K. y Vera, C. (1997). The effect of time on the norm of reciprocity. Basic and Applied Social Psychology, 19, 91-100. URL: http://dx.doi.org/10.1207/s15324834basp1901_7. Artículo en pdf: [[Archivo:Effects-of-time burguer-et-al 1997.pdf]]</ref>» <ref>Mercedes López Sáez en capítulo «Influencia, persuasión y cambio de actitudes», en «[[Introducción a la psicología social]]», 2ª Edición, Elena Gaviria Stewart, Mercedes López Sáez e Isabel Cuadrado Guirado, Editorial Sanz y Torres, Madrid, 2013, pág. 257-258</ref>.
+
* «En síntesis, esta táctica utiliza la estrategia de dar algo, incluso sin que el blanco de influencia lo haya solicitado, para posteriormente hacer algún tipo de petición. Este procedimiento se emplea con mucha frecuencia en ventas. Se da un pequeño obsequio, aunque sea de bajo valor, y así se suscita la norma de reciprocidad, lo que hará más probable que se trate de complacer a cualquier demanda de la persona que ha hecho el obsequio. Varios estudios han puesto de manifiesto la utilidad de hacer regalos para aumentar las ventas (Burger, 1986), lograr propinas (Gruner, 1996), o conseguir que las personas respondan a una encuesta (Church, 1993).
 +
¿Por qué los comerciantes añaden una muestra gratuita a un producto como obsequio al cliente? El estudio llevado a cabo por Burger (1986) en un mercadillo organizado para recaudar fondos para la universidad es un buen ejemplo de hasta qué punto funciona esta táctica en las ventas. En uno de los puestos se ofrecía un pastel junto con el obsequio de unas galletas. El 70% de las personas que preguntaron el precio compraron el producto. En otro puesto se ofrecía el mismo lote de dulces pero sin que las galletas se dieran como regalo. En esta condición solamente compraron el 40% de los estudiantes que preguntaron su precio. La explicación es que cuando se nos otorga un obsequio, por pequeño que sea, nos sentimos más atraídos por ese producto (entre otras razones porque parece poco educado rechazar un regalo) y, además, establecemos un vínculo de agradecimiento respecto a la persona o entidad que lo ofrece, lo que suscita que se sea más proclive a corresponder accediendo a sus petidones.<br> Por esa razón, con frecuencia, empresas o individuos otorgan regalos a ejecutivos, funcionarios públicos o políticos sabiendo que será más fácil obtener de ellos cualquier favor que necesiten en el futuro. De ese modo, el agente de influencia se puede plantear el obsequio como una inversión a largo plazo, ya que creará en el blanco la obligación de corresponder con favores mucho mayores cuando se le soliciten.» <ref>Mercedes López Sáez en capítulo «Influencia, persuasión y cambio de actitudes», en «[[Introducción a la psicología social]]», 2ª Edición, Elena Gaviria Stewart, Mercedes López Sáez e Isabel Cuadrado Guirado, Editorial Sanz y Torres, Madrid, 2013, pág. 259-260</ref>.
  
 
== Notas ==
 
== Notas ==

Revisión del 18:27 2 mar 2017

La táctica de esto no es todo es una de las dos tácticas contempladas por el profesor Cialdini dentro del principio de influencia de reciprocidad. Las otra táctica bajo este principio es la táctica del portazo en la cara.

Referencias encontradas en la bibliografía

  • «En síntesis, esta táctica utiliza la estrategia de dar algo, incluso sin que el blanco de influencia lo haya solicitado, para posteriormente hacer algún tipo de petición. Este procedimiento se emplea con mucha frecuencia en ventas. Se da un pequeño obsequio, aunque sea de bajo valor, y así se suscita la norma de reciprocidad, lo que hará más probable que se trate de complacer a cualquier demanda de la persona que ha hecho el obsequio. Varios estudios han puesto de manifiesto la utilidad de hacer regalos para aumentar las ventas (Burger, 1986), lograr propinas (Gruner, 1996), o conseguir que las personas respondan a una encuesta (Church, 1993).

¿Por qué los comerciantes añaden una muestra gratuita a un producto como obsequio al cliente? El estudio llevado a cabo por Burger (1986) en un mercadillo organizado para recaudar fondos para la universidad es un buen ejemplo de hasta qué punto funciona esta táctica en las ventas. En uno de los puestos se ofrecía un pastel junto con el obsequio de unas galletas. El 70% de las personas que preguntaron el precio compraron el producto. En otro puesto se ofrecía el mismo lote de dulces pero sin que las galletas se dieran como regalo. En esta condición solamente compraron el 40% de los estudiantes que preguntaron su precio. La explicación es que cuando se nos otorga un obsequio, por pequeño que sea, nos sentimos más atraídos por ese producto (entre otras razones porque parece poco educado rechazar un regalo) y, además, establecemos un vínculo de agradecimiento respecto a la persona o entidad que lo ofrece, lo que suscita que se sea más proclive a corresponder accediendo a sus petidones.
Por esa razón, con frecuencia, empresas o individuos otorgan regalos a ejecutivos, funcionarios públicos o políticos sabiendo que será más fácil obtener de ellos cualquier favor que necesiten en el futuro. De ese modo, el agente de influencia se puede plantear el obsequio como una inversión a largo plazo, ya que creará en el blanco la obligación de corresponder con favores mucho mayores cuando se le soliciten.» [1].

Notas

  1. Mercedes López Sáez en capítulo «Influencia, persuasión y cambio de actitudes», en «Introducción a la psicología social», 2ª Edición, Elena Gaviria Stewart, Mercedes López Sáez e Isabel Cuadrado Guirado, Editorial Sanz y Torres, Madrid, 2013, pág. 259-260

Fuentes de información complementaria






Si ves algún error o quieres incluir algo, envíanos un email a: bulidomics (arroba) gmail . com . ¡Gracias! 

    Síguenos para estar al día de las novedades BULIDOMICS!
      Facebook: http://www.facebook.com/bulidomics
      Twitter: http://www.twitter.com/bulidomics
      Youtube: https://www.youtube.com/user/bulidomics?sub_confirmation=1


      Quizá te interesen MÁS ARTÍCULOS de este mismo tema.
      Pincha en las categorías siguientes para ver un LISTADO con TODOS los ARTÍCULOS de esta CATEGORÍA